1.166 views

Los habitantes y visitantes al Pueblo Mágico de Chignahuapan se introducen en un sueño al presenciar el Festival de la Luz y de la Vida, en el que se representa el camino al Mictlán para llegar al eterno descanso. Al respecto, el director de dicho festival, Héctor Castilla Arroyo, dijo en entrevista con Notimex que los asistentes entran en un sueño, al ver cómo el alma va subiendo y traspasando nueve inframundos arriba de un perro xoloitzcuintle. 

La víspera se llevó a cabo el Festival de la Luz y de la Vida, el cual partió de la parroquia de Santiago Apóstol, en donde se inaugura la ofrenda de las mil luces, y a partir de ahí se salió con antorchas rumbo a la laguna. En el marco de la edición 21 de dicha celebración, hoy en la noche con un costo de 250 pesos y boleto numerado, los visitantes pueden acudir a ver un espectáculo único, el cual fortalece las raíces mexicanas.

Castilla Arroyo mencionó que es un espectáculo, el cual incorpora la mitología de la que hablaron en su momento los cronistas de la colonia como Fray Bernardino de Sahagún y algunos otros que se introdujeron en las leyendas que hacían los aztecas. 

Explicó que son nueve inframundos los que tiene que cruzar el alma arriba de un perro xoloitzcuintle para enfrentar duras pruebas y con este sufrimiento se limpia la conciencia y alma de todo lo que hizo en vida para llegar al Mictlán con el fin de tener una nueva vida. “Atraviesa el río Chignauhmictlan, que son los nueve ríos de los nueve estados de la conciencia y llegar con el Dios Mictlantecuhtli, así como con la Diosa Mictecacíhuatl, quienes los reciben y les dan el descanso eterno”, explicó. 

El también director de la Casa de la Cultura de Chignahuapan, comentó que es una escenificación con 34 personajes y unos 35 danzantes, quienes muestran cómo el alma va corriendo, sufriendo y viviendo esas pruebas hasta llegar al Mictlán. Indicó que con vestimenta tradicional, luz y sonido es como se muestra lo que realiza el Pueblo Mágico de Chignahuapan para el rescate y conservación de la identidad mexicana. “En el festival se aprecia otra dimensión, cómo el alma va subiendo y traspasando estos paramos y pruebas”, expresó el especialista y directivo de la Casa de la Cultura. 

Subrayó que al final del recorrido el alma llega a su descanso eterno; con las danzas llega el Dios Mictlantecuhtli y ofrece a las almas que triunfan, sin embargo, algunas no logran hacerlo y se quedan tremolando en la eternidad. Para presentar dicho festival, abundó, son seis meses aproximadamente de preparación previa en la que participan unas 50 personas de los barrios en la elaboración de un tapete y de un arco. Asimismo, los jóvenes de una escuela elaboran las antorchas para toda la gente que se coloca en la calzada de las almas para llegar a la laguna. En la laguna se coloca una plataforma, la cual sostiene una pirámide en la que se desarrolla el espectáculo, así como se sitúan en los costados otras estructuras y dos balsas decoradas, las cuales pasan enfrente de la gente y de esa manera es su entrada triunfal. 

Refirió que trabajó la literatura hace cuatro meses, además de los ensayos que se llevan a cabo diariamente desde hace un mes con los personajes, en tanto que en la escenografía tardaron dos meses. El festival forma parte de la 21 edición de la Feria Nacional del Árbol y la Esfera, que se efectuará hasta el próximo 6 de noviembre. La Dirección de Turismo y Desarrollo Humano de esa localidad espera una afluencia mayor a las 55 mil personas sólo en esa semana y para ello 40 hoteles de este Pueblo Mágico cuentan con más de 800 habitaciones que pueden albergar a unas dos mil 700 personas.

1.166 views