Atlixco.- “En el gobierno federal sumamos esfuerzos desde diferentes dependencias para fortalecer el desarrollo de la población, principalmente de niños y jóvenes a través del desarrollo alimentario” aseguró Juan Manuel López Arroyo, delegado en Puebla de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU, luego de asistir al XIII Encuentro Nacional de Bancos de Alimentos realizado en este municipio.

En este evento se dio a conocer que en coordinación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, FAO, autoridades de SAGARPA trabajan en el estudio de 12 cadenas alimentarias para determinar indicadores específicos de merma, pérdida y desperdicio de alimentos, a fin de combatirlo ya este hecho origina también un efecto negativo cobre el medio ambiente a causa de residuos orgánicos y recursos no sostenibles.

Juan Manuel López Arroyo consideró que las cifras y datos dados a conocer en el marco del evento “deben prender una alerta para todos, hacernos responsables de la tarea que nos corresponde para conservar y mejorar nuestro entorno”.

Y es que de acuerdo a la información dada a conocer por personal de SAGARPA con 112 millones de pesos se han apoyado 12 Bancos de Alimentos, a través del componente de activos productivos, para incrementar su capacidad de almacenamiento a 9 mil 575 toneladas en beneficio de 311 mil personas en todo el país, resultado de la disminución de merma y al mismo tiempo mejora en la nutrición.

Hay que recordar que desde 2014 SAGARPA implementó un programa de productividad retroalimentaria, con el objetivo de hacer eficiente la cadena de suministro de alimentos y al mismo tiempo fomentar la generación de riqueza y empleo, de ahí la creación de los centros de acopio de alimento, en beneficio de la población en situación de vulnerabilidad.

En este mismo evento, al que también acudió el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, SEDESOL, Juan Manuel Vega Rayet y el presidente del Banco de Alimentos filial Puebla, Alejandro Lozano Torres, entre otras autoridades, se dio a conocer que el compromiso para 2030 es lograr reducir la pérdida de alimentos y cadenas de producción en por lo menos un 50 por ciento.

Esto a fin de maximizar la producción, primero, luego acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover una agricultura sostenible, para lo que se requiere crear ecosistemas sanos y dinámicos, así como políticas públicas del campo destinadas a dar solución al tema.