1.201 views

Un grupo de comerciantes y vecinos del tianguis dieron una tremenda golpiza a un presunto carterista que estaba robando en la basílica de la Inmaculada Concepción junto con dos cómplices que lograron huir del lugar, argumentando que “en la población estamos hartos de la inseguridad que impera, a los turistas los recibimos con los brazos abiertos, pero eso es lo que le espera a los rateros que vengan”.

En la reconstrucción hecha entre los datos obtenidos a través del inspector de Protección Civil de este municipio, Tomás Correa, así como de los comentarios de algunos lugareños y la versión oficial del Ayuntamiento, todo ocurrió poco antes del mediodía de este domingo, cuando se dio la alerta de un robo.

Señalaban a tres personas —dos hombres y una mujer— supuestamente se encontraban robando carteras en la zona de la basílica de la Inmaculada Concepción, una de las más concurridas por los turistas.

Después de que los comerciantes, pertenecientes al tianguis de Colores, detectaron a los supuestos ladrones, los persiguieron y dieron alcance a uno de ellos, golpeándolo hasta dejarlo inconsciente.

Esto ocurrió en la avenida Guerrero, casi esquina con la calle Leandro Valle, frente al negocio de materiales para construcción La Bodeguita. Óscar N. de 29 años, originario de la comunidad de Santa María Coapa, ubicada en el municipio de Tehuacán, quedó tendido en el piso, convulsionando.

En este cruce hicieron acto de presencia elementos de Seguridad Pública Municipal, Protección Civil y Cruz Ámbar, para brindar el apoyo correspondiente.

Esta última institución de rescate trasladó al lesionado al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Oficialmente no se ha dado reporte de su condición médica. Extraoficialmente se sabe que es reportado con una condición delicada pero estable. No se ha aclarado la situación legal del hombre.

Tras estos hechos, personal de la Dirección de Seguridad Pública mantiene bajo resguardo al supuesto ladrón. Una vez que sea dado de alta, el hombre será puesto a disposición del Juez Calificador por faltas administrativas, al haber alterado el orden público. Hasta el momento ninguna persona ha acudido a interponer denuncia en contra de este sujeto, por lo que una vez que se recupere, podría quedar en libertad tras pagar su multa.

El enojo de los comerciantes era muy evidente, sobre todo porque los elementos de seguridad pública y las políticas en esta materia han sido rebasadas por la delincuencia, según acusaron. También se quejaron porque se frecuentemente los delincuentes sean detenidos, pero soltados al poco tiempo, por aparentes faltas de pruebas y vicios en el sistema. Algunos comerciantes acusaron corrupción en las autoridades judiciales y severas lagunas en el nuevo sistema de impartición de justicia. Ante el sentimiento que describieron como de impotencia optaron por mandar un mensaje a los delincuentes.

1.201 views